Dña. Amparo Marín Fructuoso, Presidenta de la Asociación Protectora de Perros Abandonados “El Portalico” en virtud del acuerdo propuesto por la Directora General de Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura  en la reunión celebrada el pasado día 11/11/2015 a las 17:30 horas en  la Sala de Juntas de la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente con orden del día Anteproyecto de Ley de Protección y Defensa de los Animales de Compañía de la Región de la Región de Murcia de enviar sus observaciones antes de diez días presenta las siguientes

 

 

ALEGACIONES

 

 

PRIMERA.- Una vez estudiado el anteproyecto de la Ley se propone la retirada completa del mismo pues se considera que la misma no cumple con los objetivos de protección y defensa de los animales de compañía que el título define y que en el apartado IV de la Exposición de Motivos de este anteproyecto de ley dice regular “ ....... abordar una regulación integral de los animales de compañía que  no sólo establece el marco esencial de principios y derechos que deben ser garantizados a estos animales .... “ pues no en vano no se ha podido encontrar el marco esencial de principios y derechos de los animales que esta Ley pretende proteger y defender y que deberían estar en un lugar preferente en la Ley, es decir en el Título I de la Ley y Capítulo I, Derechos de los Animales.

 

En el apartado I de la Exposición de Motivos también se hace referencia a la Declaración Universal de los Derechos del Animal, adoptado por la Liga Internacional de los Derechos del Animal y por las Ligas Nacionales afiliadas tras la 3ª Reunión sobre los Derechos del Animal, Londres, 21 al 23 de setiembre de 1977. La declaración proclamada el 15 de octubre de 1978 por la Liga Internacional, las Ligas Nacionales y las personas físicas asociadas a ellas, fue aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y, posteriormente, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), son catorce derechos de los animales aprobados por todo el mundo y que deben de ser adaptados a la Ley de Protección Animal y Defensa de los Animales de Compañía pues estos deben de ser como los Derechos Fundamentales de los ciudadanos españoles  recogidos en nuestra Carta Magna.

 

Sin embargo en este anteproyecto no se destacan los derechos de los animales, y si acaso aparecen algunos, están dentro de un tótum revolútum que hacen imposible localizarlos y por lo tanto es muy difícil que de llegar a aprobarse esta Ley cumpla con sus objetivos, si de verdad se pretende lograrlos, y por lo tanto motivo suficiente para devolver este anteproyecto a sus inicios.

 

 

SEGUNDA.- Este anteproyecto es muy excluyente, debe de hacerse extensivo a todos los animales que se hallan de forma permanente o temporal en la Región de Murcia, incluyendo la fauna salvaje autóctona o no autóctona.

 

Mención aparte merece la exclusión de los perros potencialmente peligrosos y los perros y animales pertenecientes a las Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y empresas de seguridad con autorización oficial, estas exclusiones a la Ley deja muy claro que estos animales no tienen derechos, pues no hay ninguna Ley de ámbito estatal que recoja los mismos.

 

De aprobarse este anteproyecto dejaría que animales de la misma especie no tengan los mismos derechos y algunos queden desprotegidos por la Ley, dejando en entredicho la propia Ley al romper el principio de igualdad frente a la Ley.

 

 

 TERCERA.- En esta Ley también debería tener un Título destacado sobre la protección animal y defensa de sus derechos con capítulos claramente diferenciados sobre medidas y obligaciones de los diferentes sectores sociales que intervienen en la protección animal.

 

Un primer capítulo debe de ser para las administraciones competentes en esta materia con todas sus medidas de bienestar, sanidad, transporte, circulación, y demás funciones que le recojan las leyes en vigor, compatibilizándolas con las leyes estatales y europeas. También deberán aparecer claramente diferenciadas las obligaciones de cada una de las administraciones.  En este anteproyecto se echa muy en falta la regulación de  los núcleos zoológicos tan importantes para garantizar el bienestar animal.

 

Un segundo capítulo sobre las Asociaciones Protectoras, que realizan una labor social competencia de la Administración de manera altruista, y por lo tanto se debe de recoger en la Ley los términos que definan su colaboración con la Administración Regional y Local y también fijar por Ley las subvenciones para que estas ONG’s puedan subsistir y seguir realizando su labor que tanto repercute en el bienestar animal.

 

Para completar este título se deben de añadir otros capítulos sobre otros sectores sociales que alberguen grupos de animales  o posean animales de su propiedad con la finalidad de garantizar la protección animal.

Pero teniendo siempre en cuenta de que esta Ley es de Protección  y Defensa Animal y nunca pueden aparecer artículos como el artículo 18, apartado 1 de este anteproyecto “Tendrán la consideración de centros y/o establecimientos para el fomento y cuidado de los animales de compañía los dedicados a la cría, tratamiento, alojamiento temporal o permanente y/o venta de animales de compañía y cualesquiera otros que cumplan análogas funciones.”  bonito nombre para definir la explotación de los animales y origen de tantos desmanes contra ellos.

 

CUARTA.- Otro Título aparte puede se equivalente al capítulo IX de este anteproyecto pero el contenido del mismo tiene que ser muy diferente.

 

En primer lugar pretende este anteproyecto que esta Ley esté sobre la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que encomienda a la Guardia Civil velar por la conservación de la naturaleza y el medio ambiente y pretenden que el personal de las Administración Regional o Local realicen la actividad inspectora y además le dan potestad para que entren libremente y sin previa notificación, en cualquier momento, en todo centro o establecimiento sujeto a esta Ley, este punto es un dislate jurídico impropio de un estado de derecho.

 

También se han tipificado infracciones  ya contempladas en el Código Civil o en el Código Penal y por lo tanto en contra del principio non bis in idem, que consiste en la prohibición de que un mismo hecho resulte sancionado más de una vez.

 

Las sanciones son totalmente desproporcionadas y muy mal clasificadas, este anteproyecto da un poder represor o coercitivo a la Administración que de ser aprobado en lugar de protección y defensa de los animales será la de su exterminio pues no será posible que ningún ciudadano posea un animal de compañía por el peligro que puede suponer el cometer una infracción bien por desconocimiento, descuido o negligencia pero sin ninguna intención de quebrantar la Ley, sin ánimo de hacer un estudio exhaustivo se exponen a continuación algunos casos en concreto.

 

El abandono animal tipificado en el artículo 36, punto 3 letra d, de este anteproyecto como falta muy grave y sancionado con multas de 30.001 hasta 100.000 euros, en el artículo 337 bis del Código Penal aparece como delito y por lo tanto no puede ser sancionado por esta Ley, castigados con la pena de multa de uno a seis meses. Y como la cuota diaria tiene un mínimo de 2 y un máximo de 400 euros en el caso de las personas físicas, el importe sancionador está entre un mínimo 60 euros hasta 72.000 euros, es decir bastante inferiores, muy en especial el mínimo.

 

Las letras b y g del apartado 3 del artículo 36 de este anteproyecto tiene el mismo defecto entran en el Código Penal artículo 632 punto 2, castigados con la pena de multa de 20 a 60 días o trabajos en beneficio de la comunidad de 20 a 30 días, es decir multa entre 40 euros y 24.000 euros.

 

Y la letra c del referido artículo es un delito con pena de cárcel, de tres meses a un año, tampoco puede ser regulado por esta Ley.

 

Con estas sanciones se puede afirmar que de aprobarse este anteproyecto es el principio del fin del animal de compañía, en un país en el que hay unos siete millones y medio de declarantes del IRPF que ni siquiera son ya mileuristas, que les puedan imponer una sanción de 3.001 euros a 30.000 euros por ir paseando con su perro sin identificación, como es recogido en apartado 2 letra b del artículo 36, es un disparate que puede llegar a tener consecuencias muy graves.

 

Este anteproyecto también tiene sus aberraciones, la más “simpática” sino fuera porque de aprobarse esta Ley podría costar más de un serio disgusto a algún propietario de un animal, es en el tan manido artículo 36 punto 1 letra d, “La emisión de excretas en las vías públicas sin su inmediata recogida”  no es esta Ley la más apropiada para recoger un punto que nada tiene que ver con la protección y defensa animal, más bien debe de estar regulado por las Ordenanzas Municipales sobre higiene, sanidad y limpieza viaria, no deja de ser una anécdota sino fuera porque la sanción puede llegar a 3.000 euros la primera vez y hasta 30.000 la segunda al pasar este hecho a infracción grave.

 

En este anteproyecto  la ambigüedad es lo normal, como detalle en la faltas graves, la letra h, “No mantener la debida diligencia en la custodia y guarda de animales perturbando la tranquilidad o poniendo en riesgo a otros animales o personas” como se determina la tranquilidad, simplemente tener un vecino que no soporta a los animales, con acogerse a este punto podrá evitar que otros vecinos puedan convivir con animales de compañía, no en vano cualquier animal le perturba su tranquilidad.

 

 

QUINTO.- Pero los más perjudicados por este anteproyecto son las Asociaciones Protectoras de Animales que de aprobarse esta Ley tendrán que cerrar o así hacerlo cuando la Administración lo desee.

 

Este anteproyecto parece estar hecho contra las Protectoras al no tener en cuenta la idiosincrasia de las mismas, basta un ejemplo sobre un caso frecuente en una Protectora, entran tres animales en un día en su refugio, alguno herido o los tres, lo más normal, al no tener un veterinario en el refugio pues en los momentos actuales es imposible por el coste que conlleva  y por no recibir ninguna ayuda actualmente de las Administraciones, a pesar de que están haciendo una labor altruista para la sociedad que rebaja el coste de la Administración si tuviera que realizarla ella, pues bien al no ser las heridas graves pues en este caso si serían trasladados a una Clínica u Hospital Veterinario, son atendidos y curados por los voluntarios de la Protectora con una gran experiencia en salud animal, pues en caso de una inspección unos días después saldrá una lista de infracciones contra la Ley, entre ellas la falta de identificación, el mantenimiento de animales enfermos o heridos sin la asistencia adecuada, es probable que los animales no hayan sido registrados todavía, falta de custodia adecuada pues en el refugio no se están las 24 horas, posibilidad de tener alguna enfermedad contagiosa y puede que alguna otra infracción más, la sanción tendría cinco cifras y por lo tanto el final de la Protectora.

 

Por último dejar constancia de un hecho que ha tenido mucha relevancia en toda España y que ha contribuido en todo su territorio en la mejora de la calidad de vida de sus animales. Desde hace más de diez años Protectoras europeas han contribuido con su ayuda en las castraciones de los animales abandonados en España, para ello mandan equipos de veterinarios europeos que se dedican a castrar los animales recogidos por las distintas Protectoras españolas sin coste alguno para ellas. Con este anteproyecto deja fuera de esta ayuda europea a los animales de esta Región, pues el artículo 17 punto 2 obliga a que se efectúen exclusivamente en una clínica u hospital veterinario, un gran éxito de los veterinarios que sea recogido en este anteproyecto y así poder seguir cobrando sus precios abusivos por cada castración a pesar de que las Protectoras tienen en gastos veterinarios su partida más importante y son clientes preferentes en Clínicas y Hospitales Veterinarios.

 

 

 

 

SOLICITA.- Que por todo lo anteriormente expuesto se pide que este anteproyecto de Ley sea devuelto a sus inicios y que de verdad sea realizado un nuevo anteproyecto con el objetivo marcado por el título de la Ley, Ley de Protección y Defensa Animal.

 

 

 

En Cartagena a 20 de noviembre de 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fdo. Amparo Marín Fructuoso

Presidenta de la A.P.P.A. “El Portalico”